El procedimiento se realiza en pacientes con obesidad mórbida para causar la pérdida de peso y solucionar o mejorar la salud general con respecto a las comorbilidades relacionadas con la obesidad, como la diabetes, hipertensión arterial, apnea del sueño, reflujo gastroesofágico, osteoartritis, entre otras.

El Bypass gástrico por laparoscopia consta de 2 fases, una restrictiva y otra malabsortiva. En la restrictiva el estómago es engrapado para crear una bolsa gástrica más pequeña que pueda contener sólo alrededor de media taza de comida. La idea es que con este procedimiento el paciente se sienta satisfecho con mayor rapidez y por lo tanto se come menos.

En la parte malabsortiva, los intestinos son modificados de su ruta natural a la forma de una Y se denomina un bypass intestinal Roux-en-Y. Se conecta una parte del intestino a la bolsa gástrica que se había formado previamente. Una vez en su lugar, el alimento pasa desde la bolsa del estómago directamente hasta yeyuno, sin pasar por el duodeno que es donde se lleva a cabo la absorción. Debido a que el duodeno se puentea, se reduce la absorción de calorías y nutrientes. Al igual que otras operaciones laparoscópicas, el bypass gástrico por laparoscopia se realiza mediante una pequeña cámara llamada laparoscopia y requiere sólo unas pequeñas incisiones en la pared abdominal.

La operación dura de dos a tres horas, dependiendo de una serie de factores, incluyendo si un individuo ha tenido una cirugía abdominal anterior, el género de las personas y su Índice de Masa Corporal (IMC).

El bypass gástrico por laparoscopia es una operación diferente a la banda gástrica  y la manga gástrica laparoscópica. A pesar de que las incisiones son similares, hay muchas diferencias fisiológicas entre las tres operaciones. Aquellos que se someten a un bypass gástrico laparoscópico empiezan a perder peso rápidamente después de la cirugía. La pérdida de peso dura aproximadamente un año y medio. Después de este período de tiempo, el cuerpo compensa la cirugía y se detiene la pérdida de peso. Aquellos que se someten a un procedimiento de banda gástrica laparoscópica o de manga gástrica laparoscópica pierden peso más lentamente, pero la pérdida de peso puede ser mantenida durante un período de tiempo más largo.

Los pacientes suelen permanecer en el hospital entre dos y cuatro días después de un bypass gástrico laparoscópico. Una dieta típica post-gástrica de bypass consiste en alimentos líquidos y purés durante unas pocas semanas después de la cirugía. Inmediatamente después de la cirugía, los pacientes se sienten llenos con rapidez porque el estómago, sólo será capaz de mantener aproximadamente media taza de comida. La razón de este cambio temporal en la dieta es que la conexión entre la bolsa del estómago y el intestino se edematiza después de la cirugía. Esto hace que el alimento que está en la parte grapada del estómago pase a una velocidad lenta. Este cambio es temporal y una vez que toda la cicatrización e inflamación se ha completado, el estómago será capaz de albergar un máximo de una taza de comida masticada.

Después de la cirugía, es importante mantener un estilo de vida saludable tales como una dieta adecuada y un régimen de ejercicio. El bypass gástrico laparoscópico se debe entender como un medio para lograr una vida más sana y duradera, que requiere dedicación y trabajo. Es muy importante que los pacientes que consideran la cirugía bariátrica se tomen tiempo para hablar con otras personas que se han sometido a la cirugía.

Riesgos con Bypass Gástrico Laparoscópico

Como es el caso con todas las cirugías, hay riesgos asociados al bypass gástrico. Pueden ser leves como una infección en el sitio de la incisión, moderados como una fuga desde el estómago hasta la cavidad abdominal o grave como un coágulo de sangre que puede viajar a los pulmones. Tenga en cuenta que usted tendrá un equipo de profesionales de la salud certificados y con amplia experiencia dedicados a proporcionarle una cirugía segura y la mejor atención posible.

La Dra. Patricia Sánchez  y su equipo del hospital harán todo lo posible para asegurar que su operación sea exitosa y con seguridad. La Dra. Patricia Sánchez opera en varios hospitales de la ciudad acreditados de Excelencia para la Cirugía Bariátrica lo que disminuye el riesgo.

La cirugía bariátrica y metabólica no es cirugía cosmética

Para obtener buenos resultados de la cirugía, es importante mantener un seguimiento frecuente con la Dra. Patricia Sánchez en el primer año después de la cirugía y continuarla sobre una base regular a partir de ese período. La Dra. Patricia Sánchez trabaja con una nutrióloga y psicóloga para darle las recomendaciones necesarias para que la cirugía sea un éxito continuo. Todos los pacientes deben tomar suplementos vitamínicos después del bypass gástrico por laparoscopia.