Enferemedad por reflujo

La Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico ocurre cuando el Esfínter Esofágico Inferior (que funciona como una barrera de protección) se abre espontáneamente, durante períodos variables de tiempo, o no se cierra correctamente y el contenido del estómago (jugos digestivos y comida) se eleva hacia el esófago.

El esófago es el tubo que lleva el alimento desde la boca hasta el estómago. El Esfínter Esofágico Inferior  es un anillo muscular en la parte inferior del esófago que actúa como una válvula entre el esófago y el estómago. Cuando se produce el reflujo ácido, los alimentos o líquidos se pueden sentir en la parte posterior de la boca. Cuando el ácido regurgitado del estómago entra en contacto con el revestimiento del esófago que puede causar una sensación de ardor en el pecho o la garganta, denominada acidez estomacal o indigestión ácida. El reflujo persistente que ocurre más de dos veces por semana se considera serio, y eventualmente puede conducir a problemas de salud más graves. Personas de todas las edades pueden padecer.

Síntomas

El principal síntoma en adultos es la acidez estomacal frecuente, también llamada indigestión ácida; dolor de tipo ardor en la parte inferior de la mitad del pecho, detrás del esternón, y en la mitad del abdomen.  algunos adultos, tienen reflujo sin acidez. En su lugar, pueden experimentar una tos seca, síntomas de asma, o problemas para tragar.

Pruebas para evaluar si tiene la enfermedad y las opciones de tratamiento

Si sus síntomas no mejoran con los cambios de estilo de vida o los medicamentos, es posible que se necesiten pruebas adicionales.

La radiografía de deglución de bario que utiliza rayos X detecta anomalías como una hernia hiatal. Con esta prueba, usted bebe una solución y luego se realizan radiografías.

La endoscopia superior con biopsia es necesaria y se puede realizar en un hospital de forma ambulatoria. Este estudio nos dirá el grado de inflamación que tiene el esófago y si existe alguna infección agregada en el estómago.

Un prueba de control del pH puede ser necesaria para medir el grado de acidez que puede estar afectando al esófago. Para realizarla se coloca un pequeño tubo en el esófago con un sensor que permanecerá allí durante 24 horas. Mientras usted realiza sus actividades normales, el dispositivo mide cuándo y cuánto ácido sube al esófago. El procedimiento es a veces útil para detectar si los síntomas respiratorios, como sibilancias y tos, son desencadenados por el reflujo.

Cirugía

La cirugía es una opción cuando modificar la medicación y el estilo de vida no ayudan a controlar los síntomas del reflujo. La cirugía también puede ser una alternativa razonable para evitar una vida con medicamentos y malestar.

La funduplicatura es el procedimiento estándar de tratamiento quirúrgico para el reflujo. Por lo general se lleva a cabo un tipo específico de este procedimiento, la funduplicatura de Nissen. Durante la funduplicatura de Nissen, la parte superior del estómago se envuelve alrededor del Esfínter Esofágico Inferior para fortalecer el esfínter, prevenir el reflujo ácido, y reparar una hernia de hiato. La funduplicatura de Nissen puede realizarse utilizando un laparoscopio, un instrumento que se inserta a través de pequeñas incisiones en el abdomen. Luego, el médico utiliza instrumentos pequeños que poseen una cámara para observar el abdomen. Cuando es realizada por cirujanos experimentados, la funduplicatura laparoscópica es segura y efectiva en personas de todas las edades y la gente puede salir del hospital de 1 a 2 días y volver a trabajar en 2 a 3 semanas.

¿Cuáles son a largo plazo las complicaciones si no se trata el reflujo?

El reflujo crónico que no se trata puede causar complicaciones graves. La inflamación del esófago por el ácido estomacal regurgitado puede dañarlo y causar sangrados o úlceras, también llamadas esofagitis. Las cicatrices de daños en los tejidos puede conducir a una estenosis (estrechamiento del esófago) que hacen difícil tragar.

Algunas personas desarrollan el esófago de Barrett, en la que las células del revestimiento del esófago adquieren una forma y color anormales. Con el tiempo, estas células pueden conducir a cáncer de esófago, que a menudo es fatal. Las personas con reflujo gastroesofágico y sus complicaciones deben ser vigiladas de cerca por un médico. Los estudios han demostrado que el reflujo puede empeorar o contribuir al asma, la tos crónica y la fibrosis pulmonar.