Iniciando de Forma Segura

Acompañar a tu cuerpo en los cambios después de la Cirugía Bariátrica…

El ejercicio físico juega un rol fundamental después de la cirugía bariátrica. Inmediatamente tras la operación, los pacientes ingieren muchas menos calorías, lo que hace que el organismo reaccione de forma ahorradora.

En la búsqueda de más energía para el buen funcionamiento del organismo, éste puede comenzar a quemar músculo en vez de grasa. Para evitar esto, es fundamental, además de una ingesta suficiente en proteínas, comenzar a ejercitarse de manera regular tan pronto como el médico dé el consentimiento, esto altera el metabolismo de manera que el organismo comienza a quemar grasa en lugar de músculo.

El ejercicio también ayuda a los pacientes a bajar de peso a un ritmo más rápido y, una vez logrado el peso objetivo, a su mantenimiento a largo plazo. Por otra parte, como es sabido, el ejercicio físico aumenta la secreción de endorfinas, mejorando el estado anímico, ayudando así al paciente a mantener la situación de motivación en la adhesión al tratamiento y a reducir la ansiedad y el estrés.

La monitorización personalizada del ejercicio ofrece las ventajas de motivar al paciente haciéndolo consciente de sus posibilidades y evitando el rechazo inicial al ejercicio, hacerle consciente de sus muchas posibilidades y evitar lesiones.

¿Qué se recomienda?

Después de una cirugía bariátrica se debe obtener el alta médica definitiva para iniciar cualquier clase de ejercicio físico.

Frecuentemente, la inquietud por ver los cambios rápidamente, provoca que se realice actividad antes de tiempo, retardando toda la recuperación.

Las tendencias actuales recomiendan que la actividad física que se realice represente un equilibrio entre la aeróbica y la anaeróbica, en la misma sesión o en distintos días, siempre precedidos de calentamiento para terminar con estiramientos.

  • Ejercicio aeróbico es todo aquel que se hace en forma prolongada, sin pausas y a mediana o baja intensidad, generalmente con la repetición de un movimiento cíclico. Son ejemplos de aerobios: correr, nadar, caminar, pedalear, esquiar, remar, saltar la cuerda, escalar y toda aquella actividad que se repite sin pausa por un tiempo superior como mínimo de 2 minutos.
  • Para aquellos que no estén acostumbrados a realizar ejercicio, caminar es muy adecuado. Puede resultar útil comprar un podómetro, que mide la distancia que caminas todos a diario: el objetivo es caminar al menos 10,000 pasos al día. La ventaja del podómetro es que te da una respuesta instantánea de tus progresos diarios
  • Los ejercicios anaeróbicos son actividades de alta intensidad, que se realizan sin la presencia de oxígeno. Al ser de una intensidad casi máxima, rápidamente sobreviene la fatiga, por tanto sólo se pueden hacer en forma intermitente,  por intervalos. Los anaerobios son actividades de muy corta duración y gran esfuerzo, como levantar pesas, correr carreras de velocidad, hacer ejercicios de fuerza y musculación, de flexibilidad y tonificación y toda aquella actividad que dure menos de 30 segundos y se haga a una intensidad casi máxima.